Exposición lúdica sobre los Niños Héroes y la Batalla de Chapultepec, en el Museo Nacional de Historia

Uno de los episodios históricos que más curiosidad causa a los visitantes del Museo Nacional de Historia (MNH), Castillo de Chapultepec, es la Batalla de Chapultepec de 1847, uno de los capítulos finales de la Intervención Norteamericana, la cual duró de 1846 a 1848, y culminó con la pérdida de la mitad del territorio mexicano. Desde el 11 de mayo, quienes asisten a este recinto de la Ciudad de México pueden conocer la historia de ese acontecimiento, de la mano de las calaveras creadas por el curador Francisco Rivas.

Se trata de la exposición Niños Héroes, un lunes de 1847, cuya relevancia radica en estar basada en los protagonistas de dicho suceso, para poner en tiempo actual ciertos conceptos del siglo XIX, los cuales hoy causan algunas dudas y llevan a la reflexión, por ejemplo el que sean llamados niños.

Autoridades del MNH explican que, durante el siglo XIX, el concepto de adolescente no existía, y los niños no dejaban de ser tales hasta que llegaban a la mayoría de edad legal. 

“En este caso, si revisamos la edad de los cadetes, podemos ver que se trata de muchachos de secundaria y preparatoria, entre los 13 y los 20 años de edad”, lo que explica el nombre que les ha dado la historia.

La muestra lúdica es otra más de una serie de exposiciones del mismo tipo que se han presentado en este museo, con la colaboración del arquitecto Francisco Rivas y sus calaveritas cabezonas. La iniciativa tiene como fin vincular la historia del propio recinto con los diferentes usos que se le han dado a lo largo de los años, y con la biografía de las personas que lo habitaron.

El tema de los Niños Héroes se eligió a partir de la reestructuración integral de la sala dedicada a la Batalla de 1847 en el MNH, de ahí la necesidad de contar con un espacio que cubriera dicho periodo, en particular para ayudar al público escolar en sus tareas o para responder las dudas y preguntas de los visitantes respecto a esa época.

El curador de la muestra, Francisco Rivas, comentó que la propuesta museográfica recrea al Castillo de Chapultepec en aquel año, cuando era sede del Colegio Militar. La maqueta a gran escala muestra en sus paredes 197 viñetas que conforman un gran cómic, así como cinco mapas y 68 calaveritas de fieltro. Al centro, en lo que es la torre del inmueble, conocida como Caballero Alto, se encuentran cuatro dioramas con personajes de calaverita que representan escenas de la época. Estos elementos, visualmente llamativos y de rápida lectura, buscan atraer a diversos públicos, sobre todo a niñas, niños y adolescentes.

La exposición se conforma de cuatro núcleos, e inicia presentando a otros personajes históricos que en la época de la Batalla de Chapultepec tenían una edad similar a la de los Niños Héroes, como Ignacio Zaragoza, Porfirio Díaz, Carlota, José María Velasco y Ángela Peralta. También aborda los requisitos y el equipaje que se necesitaban para ingresar al Colegio Militar.

La segunda sección, “Un día de paz”, habla de la vida cotidiana de los estudiantes, las asignaturas que tomaban, cómo vivían su día a día, qué hacían en sus ratos libres y hasta los castigos que podían recibir. El tercer núcleo, “La historia que llevó al lunes de 1847”, narra cronológicamente la Intervención Norteamericana, desde sus antecedentes con la independencia de Texas, en 1836, hasta el fin de la guerra y la pérdida del territorio.

Finalmente, la cuarta sección invita a los visitantes a ser parte de una serie de actividades interactivas como un rally por el castillo, además de llevarlos a reflexionar en cómo habría sido su vida de haber sido un cadete y qué pondrían en una cápsula del tiempo, como aquella que depositaron los cadetes del colegio debajo del torreón del edificio, en 1849.

Cabe mencionar que, si bien en el Colegio Militar no se admitían mujeres, la exposición resalta el papel de las madres de los cadetes, quienes proveían a sus hijos con la ropa y los bienes necesarios para ser admitidos. Además, eran las responsables del comportamiento de sus hijos.

Niños Héroes, un lunes de 1847 se exhibe en el Patio de Escudos del MNH, donde permanecerá hasta mediados de 2022; su visita está incluida en el boleto de entrada al recinto. A fin de respetar la sana distancia, el cupo está limitado a 10 personas, cada media hora.

El Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, abre de martes a sábado, a las 9:00 horas y hasta alcanzar el cupo de 1,800 personas. En caso de no alcanzarse, cierra sus puertas a las 17:00 horas. 

Se siguen las medidas preventivas de carácter obligatorio para protección del personal que labora en el museo y del público: portar cubrebocas en todo momento, usar gel antibacterial y respetar la sana distancia; además, en el ingreso se hace la toma de temperatura corporal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *