Sin daños considerables, el Templo Mayor tras colapso de techumbre

Ciudad de México a 02 de mayo del 2021

La fuerte granizada que cayó en la capital del país el pasado 28 de abril, provocó que colapsara la cubierta de la Casa de las Águilas en la Zona Arqueológica del Templo Mayor por las grandes cantidades de granizo sobre dicha techumbre. 

De acuerdo al comunicado de la Secretaría de Cultura, ese día personal especializado realizó las evaluaciones preliminares y determinó que existieron daños en las estructuras de la techumbre y la barda perimetral; no obstante, las afectaciones en las estructuras prehispánicas son menores, recuperables y restaurables y de ello se ocuparán las y los especialistas.

La mañana del jueves 29, especialistas del INAH adscritos a las coordinaciones nacionales de Obras, de Recursos Materiales, de Conservación del Patrimonio Cultural y de Museos y Exposiciones, en conjunto con el equipo del Museo del Templo Mayor (MTM) y de la compañía aseguradora, acudieron a realizar los primeros peritajes en el sitio.

En este recorrido se concluyó que no hay afectaciones de consideración que comprometan la pintura mural y los frisos prehispánicos de este edificio de estilo neotolteca.

Autoridades del MTM señalaron que, de hecho, la techumbre, diseñada por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, absorbió correctamente el peso del granizo y adoptó la forma de un fuelle, lo que le permitió, pese a su colapso, seguir actuando como elemento de protección.

Si bien la techumbre hizo contacto con un segmento del piso estucado del edificio, este elemento es totalmente recuperable, de acuerdo con las evaluaciones técnicas.

Se anunció que, en colaboración con la Secretaría de Cultura, además de la colocación de una techumbre provisional que, de manera expedita, se instalará para proteger la Casa de las Águilas en esta temporada de lluvias, se diseñará una nueva techumbre a fin de renovar esta y las otras tres cubiertas con las cuales cuenta la zona arqueológica.

El Museo del Templo Mayor abrió sus puertas el 12 de octubre de 1987 y ha recibido, hasta ahora, a más de trece millones de visitantes. Algunos momentos importantes de la historia del Templo Mayor: 

1790-1791. Antonio de León y Gama descubre la Piedra del Sol, la Piedra de Tízoc y la Coatlicue.

1913. El arqueólogo Manuel Gamio encuentra parte de la esquina suroeste del Templo Mayor. 

1933. El arquitecto Emilio Cuevas localiza parte de una escalinata y una alfarda del Templo Mayor. 

1948. Los arqueólogos Hugo Moedano y Elma Estrada Balmori excavan la plataforma de las cabezas de serpiente y una ofrenda. 

1966. Los arqueólogos Eduardo Contreras y Jorge Angulo excavan una ofrenda en la parte explorada por Gamio. 

1978. El 21 de febrero se descubre de manera fortuita el monolito de la Coyolxauhqui. Especialistas de la Dirección de Salvamento Arqueológico realizan la excavación. Semanas después se conforma el Proyecto Templo Mayor, bajo la dirección de Eduardo Matos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *