Crea CDMX red de asesores en calidad del aire

Crea Gobierno de la Ciudad de México red de asesores en calidad del aire
Crea Gobierno de la Ciudad de México red de asesores en calidad del aire

En seguimiento a los acuerdos de la reunión que sostuvo la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, con científicos de alto nivel el pasado 6 de mayo, el Gobierno de la CDMX, a través de las Secretarías de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) y del Medio Ambiente (SEDEMA), creó una red de asesores en calidad del aire dentro de ECOs de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación.

En esta red de asesores participan la Secretaría del Medio Ambiente del Estado de México, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) y científicos de diversas instituciones académicas, como el Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático (ICAyCC) de la UNAM.

TE PUEDE INTERESAR: Colocan bebederos en Hoteles para insectos en Coyoacán

La red ECOs de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México es un órgano colegiado de carácter técnico, de consulta, de opinión, asesoría y análisis, auxiliar de Gobierno de la CDMX en la planeación y el mejoramiento de la educación media superior y superior, la ciencia, la tecnología, la investigación y la innovación. Las y los científicos miembros de la red de asesores presentarán propuestas, soluciones y estrategias para mejorar la calidad del aire y prevenir contingencias atmosféricas.

Actualmente, la CAMe cuenta con un Comité Científico Asesor conformado por 15 científicos, quienes presentan propuestas y recomendaciones de actuación inmediata para el mejoramiento de la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). La nueva red de ECOs permitirá sumar el conocimiento y la experiencia de otros especialistas que hacen investigaciones en materia de calidad del aire y cambio climático.

En una primera etapa, el grupo de científicos conocerá a detalle las acciones que realiza el Gobierno de la Ciudad de México, como el Inventario de Emisiones y el Proaire, para detectar las necesidades de investigación.