Comienzan las negociaciones de la ONU para decidir el destino de los océanos, comenta Greenpeace 

Comienzan las negociaciones de la ONU para decidir el destino de los océanos, comenta Greenpeace  | Foto:Greenpeace USA

Nueva York. Las negociaciones finales para un Tratado Global de los Océanos comienzan hoy y durarán hasta el 26 de agosto en las Naciones Unidas. El resultado de la reunión determinará el destino de los océanos para las generaciones venideras. 49 países se han comprometido a entregar un tratado ambicioso en 2022. Estos compromisos deben convertirse ahora en realidad.

Laura Meller de la campaña Proteger los Océanos de Greenpeace dijo desde Nueva York [1]: “Estas negociaciones son una oportunidad única para proteger la parte azul de nuestro planeta azul. Los océanos sustentan toda la vida en la Tierra, pero durante demasiado tiempo los hemos descuidado. Los delegados deben finalizar un Tratado fuerte este agosto. Un Tratado débil, o cualquier otra demora, mantendrá el statu quo roto que ha llevado a los océanos a la crisis”.

Awa Traore de Greenpeace África dijo desde Nueva York [2]: Los gobiernos han estado discutiendo un Tratado durante dos décadas. En ese tiempo, los océanos han perdido mucho y las comunidades que dependen de los recursos oceánicos están luchando. Aquí en África Occidental, ya hemos visto poblaciones de peces severamente mermadas por barcos pesqueros industriales, a menudo de Europa, y esto ya está dañando los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria en toda la región. Cualquier retraso adicional sería una bofetada para todos los que confían en que los líderes políticos cumplan sus promesas. Los delegados deben cumplir con los compromisos de sus gobiernos y finalizar ahora un ambicioso Tratado Global de los Océanos”.

Si no se finaliza un Tratado Global de los Océanos fuerte en Nueva York, será esencialmente imposible entregar 30×30, al menos el 30% de los océanos protegidos para 2030. Los científicos dicen que este es el mínimo absoluto requerido para dar a los océanos espacio para recuperarse.

Para ser considerada un éxito, la reunión debe entregar un Tratado que:

  • Establezca como objetivo principal el establecimiento de una red global de Áreas Marinas Protegidas.
  • Permite a los estados, a través de una Conferencia de las Partes (COP), establecer santuarios oceánicos, libres de actividades destructivas como la pesca y la minería en aguas profundas.
  • Permite que la COP tome decisiones por votación cuando no es posible llegar a un consenso.
  • Define Áreas Marinas Protegidas (AMP) para permitir la creación de áreas totalmente y altamente protegidas, que son más rentables.
  • Permite que la COP decida si actividades como la pesca están permitidas o prohibidas en las AMP, sin deferir a los organismos existentes.
  • Permite que la COP adopte medidas provisionales o de emergencia para proteger un área en espera del establecimiento de un AMP.

En las dos décadas transcurridas desde que se discutió por primera vez un Tratado, más de cien especies marinas se han puesto en peligro crítico. La presión de la pesca industrial ahora también cubre al menos el 55% de los océanos globales y la crisis climática continúa dañando la capacidad de los océanos para regular el clima y la temperatura de nuestro planeta.

Déjanos tu comentarios en TWITTER FACEBOOK