Más de la mitad de los hogares mexicanos no separan residuos: INEGI

En México más de la mitad de los hogares no separan residuos: INEGI
En México más de la mitad de los hogares no separan residuos: INEGI

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) mencionó en su reporte Módulo de Hogares y Medio Ambiente (MOHOMA) del 2017, que sólo el 49.6% de los hogares en localidades con menos de 2 mil 500 habitantes separaban los residuos, mientras que en lugares con mayor población el porcentaje desciende a 41.9%.

Según la encuesta, el 57.7% argumenta que la razón para no separar los residuos sólidos es porque la revuelven cuando la recogen, en menor porcentaje, 6.3%, afirman que no lo hacen por desconocimiento y un 15.9 % no lo hacen porque les representa mayor esfuerzo.

Las entidades donde mayor condición de separación de residuos hay son la CDMX, con 90.82%; Oaxaca, 72.77; Yucatán, 63.18; Puebla, 62.36; Tlaxcala, 61.20; Morelos, 59.26; Hidalgo, 58.01; y Edomex, con 56.37%.

Más de la mitad de la basura que se genera en todo el país se recolecta en siete entidades federativas: Puebla, 3.7%; Guanajuato, 4.2; Nuevo León, 4.8; Veracruz, 5.3; Jalisco, 7.5; Estado de México, 11.2; CDMX, 14.2; y el resto 49%.

En el país existen Centros de Acopio operados por los municipios para recibir todo tipo de materiales para ser separados, clasificados o bien darles un tratamiento para reutilizarse. Entre los materiales más comunes están el plástico y el fierro o acero.

MaterialKilogramosPorcentaje
Otros plásticos89,98442%
Fierro, lámina, acero61,98429%
Papel y cartón35,39317%
PET12,2276%
Otro material*11,1725%
Vidrio3,0401%

FUENTE: INEGI 

Las entidades federativas con más centros de acopio son CDMX, con 411; Edomex, 17; Hidalgo, 15; Quintana Roo, 15; y Aguascalientes, con once.

¿Qué tan importante es reciclar los residuos sólidos? 

Para Greenpeace, menos de 10% del plástico que producimos a nivel mundial: se estima que las 12.7 millones de toneladas de plástico que ingresan al océano cada año equivalen a un camión lleno de desechos que se vierte en las costas cada minuto.

Lamentablemente no todo el plástico es reciclable. Por ejemplo, las refresqueras presentan sus productos en botellas pintadas para su reutilización y a la vez se requieren más procesos químicos costosos y contaminantes (https://www.greenpeace.org/mexico/blog/4127/5-cosas-que-no-sabias-sobre-el-reciclaje/).

¿Sabes cuánto tiempo tarda un plástico en descomponerse?

Por ser el plástico un material que se elabora con materiales combustibles fósiles no se descompone de manera natural, sino que pasa por un proceso de deterioro que lo transforma en material particulado.

La ONU señala que 50% de los plásticos que se fabrican está diseñado para utilizarse una sola vez y luego tirarse, lo cual daña al ambiente y afecta a la naturaleza transformándose en microplásticos, micropartículas plásticas o nanoplásticos que a tráves de diferentes ciclos llegan a la cadena alimenticia de todos los seres vivos.

El PET es el único plástico que se puede reciclar entre 4 y 5 veces, pero obviamente la calidad se va degradando y sí, se sigue utilizando, pero con una calidad menor.

La cantidad de plásticos de un solo uso o “desechables” nos inunda. Muchos de ellos no son reciclables debido a que contienen materiales y aditivos que por su contenido tóxico dificultan y/o imposibilitan un reciclaje no contaminante.

Otro inconveniente para reciclar son las sustancias tóxicas, por lo cual es importante considerar las sustancias químicas peligrosas.

Ante esta situación el proceso de reciclar materiales plásticos es un trabajo difícil, pues la separación manual se lleva a cabo por recicladores informales. De ahí viene la importancia de la recolección, separación y recuperación.

La exposición a sustancias tóxicas y microplásticos que sufrimos los seres humanos mediante la inhalación, ingestión y contacto directo con la piel a lo largo de la vida de un plástico es nociva para la salud.

TE PUEDE INTERESAR: En México se generaron 120 mil toneladas de basura en un año

¿Has oído hablar de Basura Cero? 

La organización de Zero Waste International Alliance (ZWIA) define a la Basura Cero como “Desperdicio Cero: La conservación de todos los recursos mediante la producción, consumo, reutilización y recuperación responsable de productos, empaques y materiales sin quemarlos y sin descargas a la tierra, el agua o el aire que atenten contra el medio ambiente o la salud humana”.

La Basura Cero es una filosofía y una política de gestión social y ambientalmente responsable de residuos que parte de la idea de que la gran mayoría de los desechos que producimos pueden ser reutilizados, comportados y reciclados, mientras que la fracción residual —que debe estar en constante disminución hasta llegar a cero— podrá ser manejada en rellenos sanitarios secos.

Tiene como objetivo guiar a las personas a cambiar sus estilos de vida y prácticas para emular ciclos naturales sostenibles, que todos los materiales que son desechados sean diseñados para convertirse en recursos  para que otros los utilicen y le den otra vida más productiva. 

La ciudadanía tiene que cooperar separando la basura en dos o más fracciones, es decir, orgánicos e inorgánicos.

Los desechos orgánicos pasan a ser biodigestores y los inorgánicos se deben procesar en centros de recuperación para reutilizarse o reciclarse.

No olvidemos que la composta se puede utilizar para biogás y si todos reutilizamos y separamos todos los residuos para volverse a usar mediante pequeñas reparaciones se pueden volver a utilizar para darle un segundo o hasta un tercer uso, además de generar empleos locales y reactivar la economía. 

Otro punto importante que propone la Basura Cero es la reducción de descartables, pues son materiales que no pueden ser recuperados pero podemos sustituirlos por materiales encaminados a encontrar mejores formas de producción.

En algunas ciudades no cobran la recolección de residuos separados de origen, lo cual permite que la ciudadanía participe en los planes y proyectos de Basura Cero.

Mejorar el diseño industrial ayudaría en gran medida a modificar los diseños de los productos para un mejor uso y ser más amigables con el ambiente.

No olvidemos la separación de descarte, pues existen residuos a los que se debe dar un tratamiento de separación diferente. Los rellenos sanitarios llamados “secos” son una alternativa para aquellos residuos que no se pueden reciclar.

Y finalmente, proponer a las industrias no utilizar materiales que por su diseño, uso o consistencia de ciertos productos que no pueden ser recuperados, reutilizados, compostados o rediseñados debe ser eliminado del sistema.

Basura Cero es un nuevo modelo de producción-consumo circular, ciclico y finalizado de productos que evitan convertirse en contaminación de residuos que afecten los rellenos sanitarios, los vertederos a cielo abierto y cancelan la incineración de ecosistemas.

Con estas implementaciones evitaríamos eliminar descargas a la tierra, el agua o el aire que son una amenaza para la salud planetaria, humana, animal o vegetal.

¿Estás listo para aportar tu granito de arena en la solución del problema de la basura?

RECOMENDACIONES