Auve Tech presenta primer vehículo autónomo de hidrógeno en el mundo

La empresa estoniana Auve Tech presentó, en coordinación con investigadores de la Universidad de Tartu, el primer vehículo autónomo de hidrógeno propulsado por celdas del elemento químico a baja temperatura que produce energía dentro del sistema del automóvil. 

Este transporte de hidrógeno tuvo, a principios de junio, un recorrido de prueba exitoso en sus primeros kilómetros, por lo que consiguió la autorización de la Administración de Carreteras de Estonia para su uso con pasajeros.

Cuenta con una capacidad para seis personas y su objetivo principal es mejorar el transporte en el citado país. Al igual que los otros vehículos de Auve Tech, se puede conducir sin la necesidad de la intervención humana tanto en el tránsito público como en áreas semicerradas. Sus movimientos puedes ser monitoreados a distancia y, si es necesario, corregirlos vía control remoto. 

La presentación de este autotransporte se hizo en el edificio principal de la Universidad de Tartu, con la presencia de la Presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid, quien a su vez fue la primera pasajera del vehículo de hidrógeno autónomo creado por Auve Tech. 

Kersti Kaljulaid enfatizó, durante su discurso, que la creación de este transporte autónomo es un hito importante en la integración de dos tecnologías futuras prometedoras para Estonia y el mundo. 

“Marca un gran paso hacia la nueva realidad donde las personas y la ciencia se encuentran cada vez más en convivencia en la vida cotidiana”, expresó la mandataria estoniana. 

 Asimismo, indicó que hasta la fecha no ha existido nadie en el mundo en atreverse y dedicarle tiempo, así como recursos, para el desarrollo e innovación del autotransporte: la conducción autónoma y el uso del hidrógeno como combustible. 

TE PUEDE INTERESAR: MINI Vision Urbanaut. La visión virtual se convierte en una realidad tangible

Señaló que ambas tecnologías aún se encuentran en una etapa experimental, por lo que los emprendedores que combinan ambas corren un riesgo doble, porque aún no se sabe cuál será el futuro de este prometedor invento y qué tanto pronto formará parte de la vida cotidiana. 

Manifestó que el problema no está en la ciencia ni en la tecnología sino en los seres humanos, porque no es posible imaginar lo que sucede cuando se tiene dos tipos de conductores en el camino. “El Homo sapiens debe alejarse del volante para dejar espacio a los vehículos autónomos”, dijo Kaljulaid. 

Durante 30 años, reveló, los estonios han hecho muchas cosas que otros han dicho que harían, pero que no se atreven a hacer. En ese sentido, subrayó que el coche de hidrógeno de Auve Tech encaja perfectamente en la cosmovisión de los ciudadanos de su país. 

En su oportunidad, Väino Kaldoja, fundador de Auve Tech y autor del concepto Iseauto, dice que en la pequeña Estonia es posible hacer grandes cosas en poco tiempo. 

“Esto es lo que experimentamos hace unos años, cuando nuestro Iseauto fue aprobado de manera legal para salir a carretera. Ahora, somos los primeros en el mundo en combinar la conducción autónoma y la energía del hidrógeno en un vehículo”, recalcó. 

Para Kaldoja, no solo es importante el resultado final, sino también los estudiantes, investigadores y expertos involucrados en el proceso, que han participado activamente en la creación de algo único. 

Más de 50 estudiantes participaron en el proyecto del transbordador de hidrógeno y todos adquirieron un conocimiento muy valioso sobre la tecnología innovadora del hidrógeno.

“Definitivamente hoy es un día importante para todo el mundo, pero todavía tenemos mucha energía, de modo que para nosotros es solo un hito en nuestro largo viaje”, dijo el fundador de Auve Tech. 

El transbordador de hidrógeno se llamará Liisu, en honor a la nieta de Väino Kaldoja, Lisandra. “Este es nuestro guiño a todos los niños y niñas estonios que todavía están en la escuela y que tienen curiosidad por adquirir más conocimientos”, explicó Kaldoja.

El Profesor de Química Física y Director del Instituto de Química de la Universidad de Tartu, Enn Lust se mostró agradecido con Auve Tech por su decisión de involucrar a los científicos de la Universidad de Tartu en la conversión de su vehículo autónomo para que funcione con hidrógeno. 

“Es importante para nosotros mostrar la iniciativa en el desarrollo de pilas de combustible que convierten el hidrógeno en energía. El hidrógeno es la única solución sostenible que para 2030, al menos el 12% del transporte en Estonia debe ser impulsado por combustibles renovables. Demostramos que, en cooperación con el sector privado, podemos encontrar una solución”, señaló Lust. 

Según el Director Ejecutivo de Auve Tech, Johannes Mossov, un vehículo de hidrógeno sin conductor es una alternativa ecológica a los coches personales. “El hidrógeno utilizado en la celda de éste permite producir la electricidad necesaria para hacer funcionar el vehículo, y los únicos subproductos son el agua vaporizada y el calor. 

Enfatizó que su carga es rápida en comparación con los autos eléctricos lo que permite más horas de trabajo para el vehículo, aumenta la eficiencia e introduce una forma de incorporar el transporte autónomo en nuestra vida cotidiana. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *