Exitosa conservación de corales de un pueblo en Kenia

Exitosa conservación de corales de un pueblo en Kenia

FUENTE: ONU

Un pequeño y tranquilo pueblo de Kenia encuentra un nuevo propósito en la industria pesquera, a través de un exitoso proyecto de conservación de corales marinos. El proyecto se puso en marcha hace aproximadamente una década y ganó el Premio Ecuatorial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a través de la Iniciativa Ecuatorial. Esta iniciativa es la primera en su tipo para las áreas marinas occidentales protegidas del océano Índico.

Noticias ONU en Kenia hizo un viaje a Kuruwitu en el condado de Kilifi para ver de qué se trata el proyecto.

La playa de Kuruwitu es tranquila. Las playas de arena brillante complementan el agua azul claro. El olor familiar a arena y sal marina se siente en el aire.

Esta playa no ha estado operativa durante una década. Los aldeanos notaron la disminución de las poblaciones de peces y se encargaron de establecer un área de conservación con la ayuda de socios de ideas afines. 

Dickson Gereza es un conservacionista marino y el líder del Programa del Proyecto de Coral, que explica que la contaminación es el mayor enemigo del océano: “La gente está siendo irresponsable. El océano es un recurso útil, pero los humanos lo están tirando a la basura. Es importante deshacerse de la basura correctamente para salvar el océano. “

TE PUEDE INTERESAR: UNESCO crea plan para salvar los arrecifes de coral

Primer proyecto local de conservación de corales

La sobrepesca, el cambio climático y la recolección descontrolada de peces y corales por parte de los comerciantes de acuarios deben abordarse antes de que el ecosistema marino sufra daños irreparables.

En 2005, los residentes del área dieron el paso sin precedentes de reservar un Área Marina Protegida (AMP) de 30 hectáreas. Esta fue la primera área marina administrada localmente para proteger corales en Kenya. Doce años después, la zona se ha recuperado notablemente.

Katana Hinzano es conservacionista de la organización Oceans Alive, donde participa en la fabricación de bloques de coral alternativos y viveros con cemento y arena.  Katana reitera la correlación entre el mar y la vida humana y dice: “El mar es valioso para quienes viven cerca de él. Los pescadores y los propietarios de empresas pesqueras dependen de los recursos marinos. Todos tenemos un papel que desempeñar para garantizar que nos beneficiemos del mar, dejándolointacto para las generaciones futuras”.

Gracias a la prohibición de la pesca dentro del área protegida, los peces han crecido en abundancia, tamaño y diversidad. La zona se ha convertido en un caldo de cultivo, propiciando un aumento de los peces fuera de la zona. Con ello, los pescadores pescan más como un efecto indirecto. Del mismo modo, la biodiversidad ha aumentado dramáticamente convirtiendo a Kuruwitu en un destino para el ecoturismo, creando empleos para guías, capitanes de botes y guardabosques.

“El mar es valioso para mí porque es vida”, dice Goodluck Mbaga, ambientalista y guía honorario del Servicio de Vida Silvestre de Kenya, que proporciona alimentos, contribuye a la economía y genera ingresos y recreación. Es necesario que todos nosotros aprendamos cómo conservar el océano, ya que aún debemos aprovechar todo su potencial. “

Cama de metal y malla plástica

Para ayudar a que los corales se regeneren, los expertos de Oceans Alive, Kuruwitu Conservation y Welfare Association trabajan codo a codo. Comenzando con una cama hecha de metal con una malla de plástico adherida, los tapones hechos de cemento y arena se secan y se sujetan a la cama para crear una especie de vivero. Después de curarlas en el mar durante semanas, la cama está lista para el trasplante y se deja caer sobre el fondo marino. Entonces, la vida marina tiene la oportunidad de adherirse a la estructura.

Se espera que la gestión conjunta de los recursos marinos sea el camino a seguir en la gestión basada en los ecosistemas de los paisajes marinos de la región. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, junto con ONU Hábitat, lanzó el Proyecto Go Blue para ayudar a las ciudades y pueblos cerca de los océanos a prosperar. Florian Lux del Proyecto Go Blue explica cómo se relaciona este vínculo: “Las ciudades y los pueblos existen junto a los océanos y los mares, y esto genera mares y paisajes. Para que sean resilientes frente al cambio climático, necesitan regenerarse”.

Kuruwitu Conservation está trabajando con la Unidad de Gestión de Playas  local, el Departamento de Pesca del Estado de Kenya y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS) para desarrollar un plan de gestión conjunta que cubrirá un área de 800 hectáreas de océano frente a la costa del país. El territorio incluye una costa de doce kilómetros, seis lugares de desembarco y tres aldeas, con una población de alrededor de 30.000 personas.

En 2017 los esfuerzos de conservación de Kuruwitu ganaron el Premio Ecuatorial, organizado por la Iniciativa Ecuatorial dentro del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El premio se otorga cada dos años para reconocer los esfuerzos destacados de la comunidad para reducir la pobreza a través de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad.