En 2021 se triplicó la venta de vehículos eléctricos en el mundo

En 2021 se triplicó la venta de vehículos eléctricos en el mundo
En 2021 se triplicó la venta de vehículos eléctricos en el mundo

Las ciudades se distinguen por un crecimiento continuo, movimiento inexorable y un desafío para sus habitantes, trasladarse desde un punto de origen a diferentes destinos en forma eficaz y eficiente es el reto de una evolución continua, impulsar la energía a los medios de transporte inducidos por combustibles de origen fósil hacia los inspirados por energía eléctrica.

Esta aceleración o migración debe contemplar en su totalidad la conversión de plantas o armadoras automotrices, así como las cadenas de suministros, infraestructura y producción; más la parte de la recarga de unidades propulsada por energía eléctrica.

En el 2021, las ventas de los automóviles eléctricos se triplicaron, crecieron 6.6 millones en el mundo lo que representa cerca del 9% del mercado internacional de automóviles y se triplica con creces su cuota con respecto a 2019.

Y en nuestro país la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) difundió el reporte de ventas de vehículos híbridos y eléctricos, y menciona que durante enero de este año se vendieron 3,257 unidades, 21.3% mayor que lo registrado en el mismo mes de 2021. Las ventas de enero estuvieron compuestas por 237 eléctricos, 428 híbridos conectables y 2,592 híbridos. Los vehículos comercializados en ese mismo mes con este tipo de tecnología representó el 4.1% de las ventas totales de vehículos ligeros en el país, con base en la información generada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

El movimiento de las grandes urbes incita crisis, contaminación, ruido, incremento de tráfico; esta congestión es cada vez más común y provoca pérdida de tiempo en el tráfico (horas hombre), el desperdicio de combustible y el costo logístico para realizar actividades económicas, a su vez el transporte crea emisiones de gases de efecto invernadero y el smog ya es un problema de salud pública.

TE PUEDE INTERESAR: Crecimiento de autobuses eléctricos en México al 2026 para mitigar cambio climático

Senado, incentiva el transporte público con vehículos de bajas o cero emisiones de gases contaminantes.

El Senado de la República solicitó a los congresos locales de las 32 entidades federativas que revisen, legislen o reformen los ordenamientos jurídicos locales, para establecer modelos que permitan transitar hacia un transporte público o privado, de bajas o cero emisiones de gases contaminantes.  

Además, pidió a la Comisión Reguladora de Energía que emita los lineamientos para incentivar el desarrollo de estaciones de carga para carros eléctricos, con el fin de asegurar el abasto para las personas usuarias o propietarias de vehículos eléctricos.  

En otro dictamen, los senadores piden que las secretarías de Educación Pública y de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, en coordinación con las 32 entidades federativas, implementen acciones para la adaptación y resiliencia a los efectos negativos del cambio climático.

Grupo binacional para fomentar los vehículos eléctricos

La creación del grupo binacional de trabajo entre México y Estados Unidos avanza en conjunto, en la transición hacia la electromovilidad en seguimiento a un acuerdo alcanzado en la reciente Cumbre de Líderes de América del Norte. El proyecto cuenta con la participación de actores de primer orden en tres sectores: gubernamental, industrial y académico, tanto de México como de Estados Unidos.

El objetivo de la iniciativa es generar soluciones para garantizar la transición coordinada hacia la electromovilidad desde una perspectiva estratégica, que incluye trabajo intersectorial y de triple hélice en cinco grandes ejes temáticos: 1. Innovación; 2. Capital humano; 3. Desarrollo de proveedores; 4. Desarrollo de infraestructura; y 5. Estructuras de gobernanza.

Transporte eficiente, movilidad integral

Cultivar la adopción o mejor dicho adaptarnos al cambio de los vehículos eléctricos, asumiendo una función esencial, promover las soluciones integrales para abrir la brecha de la transición energética, implicada e involucrar los segmentos sociales para la toma de decisiones tanto de las instituciones involucradas como al sector automotriz.

La transición energética es una demanda impostergable, la electromovilidad representa un cambio en la economía de la cadena de suministros tanto de la gasolina como del diésel; el desafío de la movilidad requiere acciones coordinadas en los sectores públicos y privados; con ayuda de la tecnología, comercialización, financiación y políticas necesarias para lograr mejoras en la productividad y en el entorno de las grandes urbes como México.

La movilidad se ha convertido en una política adoptada por cada nación, en México los automóviles, autobuses urbanos, transporte de carga, motocicletas, bicicletas, patines eléctricos e incluso remplazar  las flotillas de servicios públicos como patrullas, camiones de basura o de mantenimiento urbano, el transporte público o taxis, han ido cambiando por modelos que definen el crecimiento y diseño urbano de esta ciudad.

Beneficios de los vehículos eléctricos

Los beneficios son cada día mayores; los vehículos eléctricos evitan el consumo de petróleo y las emisiones de CO2, su implementación ayudará a reducir los efectos negativos de la contaminación, e incidirá en el proceso de mejorar la salud pública e impulsar la descarbonización.

Ayudarían al cuidado del medio ambiente, optimizando la calidad de vida de las ciudades de nuestro país; movilidad segura, eficiente, productiva y regulada por un marco legal, además de lograr contribuir de manera indirecta a la transición de la producción energética, sustituyendo el uso de recursos no renovables.

Para ello se necesita organizaciones involucradas como:

  • Transportistas foráneos y urbanos
  • Fabricantes de vehículos y equipos para infraestructura
  • Instituciones gubernamentales: CFE, SCT, SE, SENER, SEMARNAT, SHCP, SEP, CONACyT
  • Organismos reguladores, de normalización, certificación y legisladores
  • Academia e investigación
  • Presidencia, Gobernadores, Alcaldes y Presidentes Municipales
  • Sistemas de conectividad
  • Asociaciones empresariales y civiles
  • Empresas del sector energético nacionales e internacionales
  • Asociaciones de profesionistas
  • Instituciones financieras
  • Cadenas de suministro de los clústeres automotrices
  • Medios de comunicación
  • Institutos de Planeación de desarrollo urbano

El incremento de vehículos eléctricos prepara a la sociedad a desarrollar una cultura de electrómovilidad, de tal manera que la transformación del parque vehicular genera beneficios como involucrar a la misma sociedad a la toma de decisiones a favor del medio ambiente y dando prioridad a la salud del ciudadano, además de interactuar con la tecnología a nivel de usuario y convivir con los vehículos eléctricos.

Apoyos

Para la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) el desarrollo de los vehículos eléctricos en México se debe incrementar con medidas y acciones de estímulos fiscales, con un marco legal y normativo, así como campañas informativas, para alcanzar una movilidad sustentable con gestiones audaces y coordinadas de los sectores públicos y privados a fin de que se optimice la transferencia tecnológica; se procuren mejoras en la fabricación, y la creación de marcos regulatorios con incentivos fiscales y federales, además de la expansión adecuada de la infraestructura de carga y operatividad.

Hoy vemos pocas unidades eléctricas a nuestro alrededor, pero sin duda la tendencia es poner fin al uso de autos a combustión y prepararse para trabajar en conjunto hacia la transición: la ciencia intenta generar soluciones de energía; las empresas buscan aumentar sus plantillas de vehículos con base en la electromovilidad; los gobiernos agilizan los marcos legales y normativos; los ciudadanos exigen progresos en metria de medio ambiente y las universidades y centros de estudio aceleran la investigación. 

Queda solamente una opción: movernos de manera más sustentable y mejorar así las condiciones ambientales de nuestro planeta.

RECOMENDACIONES