2021, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1.11 °C

2021, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1.11 °C
2021, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1.11 °C| FOTO: OMM/Paul Strauss

FUENTE ONU

El año pasado, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1.11 °C los niveles preindustriales (1850-1900). Los siete años más cálidos se han dado todos desde 2015, y los tres primeros lugares de la clasificación corresponden a 2016, 2019 y 2020. Nos acercamos peligrosamente al límite inferior del Acuerdo París para frenar el calentamiento global.

Los episodios de La Niña ocurridos entre 2020 y 2022 supusieron una reducción temporal de las temperaturas medias mundiales, pero a pesar de ello, 2021 se convirtió en uno de los siete años más cálidos de los que se tiene constancia, según seis importantes conjuntos de datos internacionales consolidados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La Niña es un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical. Sus efectos en el tiempo y el clima suelen ser opuestos a los del fenómeno El Niño. La Niña ejerce un efecto transitorio de enfriamiento a escala mundial, que suele ser más intenso en el segundo año del episodio.

El año pasado, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1,11 (±0,13) °C los niveles preindustriales (1850-1900). Así, 2021 es el séptimo año consecutivo (2015-2021) en el que la temperatura mundial ha superado en más de 1 °C los niveles preindustriales.

TE PUEDE INTERESAR: El clima prioritario en el Informe de Riesgos Mundiales para 2022

Con el nuevo registro de 2021, todo apunta a que el calentamiento global, así como otras tendencias de cambio climático a largo plazo, se mantendrán a raíz de los niveles sin precedentes de gases de efecto invernadero que capturan el calor en la atmósfera.

Definitivamente, todo apunta a que el calentamiento global se está acercando al límite inferior del incremento de la temperatura prevista en el Acuerdo de París, que es el de intentar limitar ese aumento a 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales.

Los siete años más cálidos se han dado todos desde 2015, y los tres primeros lugares de la clasificación corresponden a 2016, 2019 y 2020. El episodio de El Niño excepcionalmente intenso que se produjo en 2016 contribuyó a un calentamiento medio mundial sin precedentes.

Tras conocer los nuevos datos, el Secretario General de la Organización Meteorológica 

Mundial, el profesor Petteri Taalas, dijo que “el calentamiento global a largo plazo fruto del incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero es ahora mucho mayor que la variabilidad interanual de las temperaturas medias mundiales causada por los condicionantes climáticos de origen natural”.

Con la mayor parte de su territorio a escasos metros sobre el nivel del mar, Kiribati sufre cada vez más daños por tormentas e inundaciones.

Récords de temperatura para no olvidar

“El año 2021 será recordado por la temperatura récord de casi 50 °C registrada en el Canadá (comparable a los valores que se observan en el caluroso desierto sahariano de Argelia), por la excepcionalidad de las precipitaciones y por las inundaciones mortales que azotaron Asia y Europa, así como por la sequía que castigó partes de África y América del Sur. Los impactos del cambio climático y los peligros debidos al clima tuvieron efectos devastadores que alteraron la vida de las comunidades en todos los continentes”, añadió.

De acuerdo con los criterios científicos, el lugar que cada año concreto ocupa en la clasificación global debe interpretarse desde una perspectiva a largo plazo, en especial porque las diferencias entre años específicos a veces son mínimas. Desde los años ochenta, cada nuevo decenio ha sido más cálido que el anterior, y se prevé que esa tendencia continúe.

La temperatura es solo uno de los indicadores del cambio climático, a los que cabe añadir las concentraciones de gases de efecto invernadero, el contenido calorífico de los océanos, el pH oceánico, el nivel medio del mar a escala mundial, la masa de los glaciares y la extensión del hielo marino.

Para que la evaluación de la temperatura sea lo más exhaustiva y fidedigna posible, la agencia de la ONU recurre a seis conjuntos de datos internacionales. Esos mismos datos se utilizan en los informes anuales sobre el estado del clima que la Organización elabora para facilitar a la comunidad internacional los indicadores climáticos mundiales.

La OMM usa conjuntos de datos basados en datos climáticos mensuales procedentes de emplazamientos de observación y de buques y boyas que forman parte de redes marinas mundiales.

La elaboración y el mantenimiento de esa información corresponden a la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos, el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia del Reino Unido (HadCRUT) y el grupo Berkeley Earth.

La OMM también utiliza conjuntos de datos de reanálisis del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF), del servicio de Copernicus relativo al cambio climático y del Servicio Meteorológico del Japón (JMA). Los reanálisis combinan millones de observaciones meteorológicas y marinas —incluidas las satelitales— con valores adicionales obtenidos de modelos para elaborar reanálisis completos de la atmósfera. La combinación de observaciones y resultados de modelos permite estimar las temperaturas que se dan en cualquier momento y lugar del planeta, incluso en zonas para las que se dispone de pocos datos, como las regiones polares.

El servicio de Copernicus relativo al cambio climático estima que 2021 fue el quinto año más cálido del que se tiene constancia, aunque sus valores solo superaron ligeramente los registrados en 2015 y 2018. La NOAA y Berkeley Earth consideran que 2021 fue el sexto año más cálido en términos nominales. Según el conjunto de datos GISTEMP de la NASA y el HadCRUT, 2021 fue, junto con 2018, el sexto año más cálido jamás registrado. Por último, los datos del reanálisis del JMA sitúan 2021 como el séptimo año más cálido en términos nominales. Las mínimas diferencias entre esos conjuntos de datos indican el margen de error contemplado para calcular la temperatura media mundial.

Los valores de temperatura se incorporarán a la versión final del informe sobre el estado del clima en 2021, que verá la luz en abril de 2022. Esa publicación, que es la versión actualizada del informe provisional publicado en octubre de 2021 coincidiendo con el 26º período de sesiones en la Conferencia de las Partes (CP26) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), incluye información sobre el conjunto de los principales indicadores climáticos y sobre determinados efectos atribuidos al clima.

MEDIO AMBIENTE