El clima prioritario en el Informe de Riesgos Mundiales para 2022

A medida que el mundo entra en el tercer año de la pandemia de COVID-19, el clima sigue siendo la mayor amenaza a largo plazo a la que se enfrenta la humanidad, según el Informe de Riesgos Mundiales 2022.

Los encuestados en el Estudio de Percepción de Riesgos Globales 2022 del Foro Económico Mundial clasificaron el “fracaso de la acción climática” como el riesgo número uno con el impacto potencial más grave durante la próxima década.

Las condiciones meteorológicas extremas debidas al cambio climático se consideran el segundo riesgo más grave a corto plazo, y la pérdida de biodiversidad ocupa el tercer lugar.

En su 17ª edición, el informe anima a los gobiernos a pensar más allá del ciclo de informes trimestrales y a crear políticas que den forma a la agenda de los próximos años. Insta a los líderes mundiales a reunirse y adoptar una respuesta coordinada de las múltiples partes interesadas para garantizar la transición a las economías netas.

Peter Giger, Director de Riesgos del Grupo Zurich, dijo: “Si no se actúa sobre el cambio climático, el PIB mundial podría reducirse en una sexta parte. No es demasiado tarde para que los gobiernos y las empresas actúen ante los riesgos a los que se enfrentan e impulsen una transición innovadora, decidida e inclusiva que proteja a las economías y a las personas.”

TE PUEDE INTERESAR: COP26: Se mantiene el reto de 1.5 C y finaliza Acuerdo de París en Glasgow

El informe llega tras algunos avances positivos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), celebrada en Glasgow (Reino Unido) el pasado mes de noviembre. Los gobiernos anunciaron varios objetivos de reducción de emisiones, al tiempo que se instó a más urgencia al hacer hincapié en objetivos a más corto plazo, como reducir las emisiones a la mitad para 2030 y lograr el objetivo de cero en 2050.

Además, los gobiernos reunidos en Glasgow acordaron reducir progresivamente el carbón, el combustible fósil más contaminante. Y, tras seis años de debates, en Glasgow se acordó finalmente el reglamento de París, es decir, las directrices para la aplicación del Acuerdo de París

Esto incluye el acuerdo sobre el artículo 6, que establece un marco para que los países intercambien créditos de carbono a través de las Naciones Unidas, y que dará acceso al mercado a todos los países que quieran atraer inversiones verdes a través del mercado mundial del carbono.

Sin embargo, a pesar de cierto optimismo en torno a los nuevos compromisos asumidos en la COP26 y en el período previo a la misma, los planes actuales siguen sin alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. En su lugar, dirigen al mundo hacia un calentamiento de 2,4 °C, e incluso los escenarios más optimistas sólo alcanzan 1,8 °C.

Ahora corresponde a los gobiernos presentar planes climáticos más ambiciosos y adoptar medidas inmediatas, tangibles y eficaces para cumplir los objetivos climáticos. La introducción de factores económicos, como los mecanismos para establecer un precio efectivo del carbono, será un paso importante para las empresas.

Consulte aquí otros elementos clave del Pacto de Glasgow por el clima.

Lea aquí el informe completo de Global Risks.

MEDIO ABMIENTE