Greenpeace hace llamado a reducir emisiones de Pemex y CFE

Pablo Ramírez, Coordinador de la Campaña de Clima y Energía para Greenpeace México
  • “Unas 20 empresas petroleras han generado el 70% aproximado de gases de efecto invernadero”
  • La política climática nacional, ha sido insuficiente” 

Mientras en Glasgow, Escocia, un grupo de personas con mucho poder para negociar tuvieron al mundo en vilo, en el resto del planeta continuaron las actividades normales de la industria, la quema de combustibles fósiles, el uso de sustancias dañinas al ambiente y muchos gobiernos siguen sin reconocer el problema del cambio climático.  

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26) que se llevó a cabo en Glasgow, reunió a líderes mundiales, empresas, activistas y organizaciones no gubernamentales.

El mundo puso sus esperanzas en esta gran reunión debido al preocupante aumento en la temperatura global que se ve reflejada en la dramática realidad que viven año tras año los países del Caribe, del Sur de Asia y el Pacífico, quienes son embestidos por temporales cada vez más violentos. 

Insuficiente la participación de México en la COP26

Previo a la conclusión de la COP26 y en charla exclusiva con nieveazul360.com, Pablo Ramírez, Coordinador de la Campaña de Clima y Energía para Greenpeace México, adelantó que “la participación de México en la COP26, al igual que la política climática nacional, ha sido insuficiente”.

“México llegó a la COP26 con una política fósil muy fortalecida, con un objetivo en cuanto a la política energética y la política económica que depende mucho de la producción de hidrocarburos y su refinamiento”, señala Ramírez.

Además, advierte que nuestro país llegó a Glasgow con políticas que están catalogadas como altamente insuficientes por Clime Attraction Tracker, una de las organizaciones más relevantes respecto al análisis de acción climática.

TE PUEDE INTERESAR: Greenpeace y otras organizaciones ven insuficiente borrador de la COP26

Hubo regresión, México llega mal

Ramírez explica que, en términos de políticas ambientales y acciones, nuestro país “llega con unos NDC reelaborados que en los hechos presentan regresión en cuanto a las metas de mitigación, entonces México llega mal”. 

Las NDC (por sus siglas en inglés), son las contribuciones o metas voluntarias que determina cada país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que hasta antes de esta edición de la Convención, se tenían que revisar de manera quinquenal. 

Pero no todo está perdido, el Coordinador de Campaña de Clima y Energía para Greenpeace México, reconoció algunos esfuerzos en esta reunión: “Si bien México ha suscrito acuerdos sobre limitar las emisiones de metano en treinta por ciento en 2030 y se sumó al tema de evitar la deforestación, creemos que esto, en sí mismo, no es suficiente”. 

México no ha suscrito otros compromisos que resultan importantes, que han surgido de la COP26  como el tema de “phase out” de carbón. Esta es una de los elementos importantes de los que México ha decidido no formar parte y bueno me parece que de lo que se ha presentado pues vemos que es más del mismo discurso”.

A pesar de que durante su participación en la COP26, la secretaria del Medio Ambiente, Maria Luisa Albores, resaltó algunas acciones que reflejarían el esfuerzo de México a favor del medio ambiente, para Greenpeace la realidad deja mucho qué desear.

“Estuvimos escuchando la participación de la Secretaria Albores dentro de la COP, en la que menciona Sembrando Vida como el eje principal de la acción climática nacional, menciona temas que nosotros hemos resaltado como importantes, como el hecho de que no se use más glifosato y que no se permita más la siembra de transgénicos. Nosotros eso lo hemos aplaudido y saludado en su momento. Se sigue hablando de que en los hechos no existe el tema del fracking, cuando en realidad el presupuesto y los proyectos nos dicen otra cosa”, indica Ramírez.

Más allá del discurso y de los acuerdos, Greenpeace cuestiona sin rodeos ¿de qué manera México reducirá sus emisiones con una política climática insuficiente?. “¿Cómo lo vamos a lograr? Hacer que estos elementos convergen para que verdaderamente México se monte en una trayectoria del 1.5º C. Creo que va a ser muy importante. Uno de los elementos clave que pueden ser uno de los milestones más relevantes de la COP es el hecho de que se revisen las contribuciones nacionalmente determinadas (NDC) de manera anual”.

México en el contexto internacional según Greenpeace

México es uno de los países que por su ubicación es vulnerable a los efectos del cambio climático, sin embargo también es responsable, en buena medida, de la generación de gases de efecto invernadero. 

Nuestro país ocupa el lugar número 12 como generador de emisiones y “tiene una de las empresas petroleras que más ha emitido a lo largo de la historia. Es el 5to. lugar de emisiones de dióxido de azufre que está completamente relacionado con la industria fósil. México tiene una gran responsabilidad en términos climáticos para con el mundo, pero también para su población”. señala Pablo.

Con respecto a sus pares latinoamericanos, nuestro país ha perdido liderazgo y es que “durante muchos años se posicionó como un líder climático en la región. México fue el primer país en Latinoamérica que presentó una Ley General de Cambio Climático, sin embargo, cuando todas estas políticas pasan a la acción México se ha quedado corto. Las acciones climáticas nunca han estado a la altura de lo que se ha necesitado”. 

El Coordinador de Campaña de Clima y Energía para Greenpeace México agrega que: “en esta administración, en la que se considera que el medio ambiente y el ambientalismo es una moda, pues definitivamente no vamos en la dirección correcta en cuanto a las políticas ambientales”.

Para Pablo Ramírez resalta la complejidad que hay en nuestra región latinoamericana, por una parte México junto con Brasil son los dos países que emiten más gases de efecto invernadero. Sin embargo, cada país tiene su propia responsabilidad en este tema, por ejemplo: se encuentran las economías petrolizadas como México, Ecuador y Venezuela; se tienen a los países ganaderos como Argentina por las emisiones de metano, las hidroeléctricas en Brasil, o la minería en Chile.  

“La gran mayoría de los países latinoamericanos no son responsables de la crisis climática, son países que han emitido cantidades sumamente marginales de GEI (gases de efecto invernadero), sin embargo debido a su ubicación geográfica, debido a toda la inequidad en cuestión económica y social son países que tienen altísima vulnerabilidad al cambio climático”, reconoció. 

En el contexto latinoamericano destaca la participación de Costa Rica, “dentro de la región latinoamericana hay diferentes niveles de ambición por ejemplo tenemos Costa Rica, que es uno de los países más adelantados en la política climática que está fuertemente ahí junto con Dinamarca, que está viendo cómo se deja completamente de lado los combustibles fósiles.” 

La responsabilidad de las empresas en las emisiones 

Cuando se trata de emisiones es inevitable pensar en industrias o automóviles, pero también se encuentran la ganadería, los medios de transporte, como buques de carga, y la aviación, pero estas son unas cuantas industrias causantes de los GEI.

“El rol que tienen las empresas es fundamental, tanto para catalizar la crisis como para poder solucionarla”, comenta el Coordinador de Campaña de Clima y Energía para Greenpeace México.

”Las empresas mientras tengan los incentivos de capital, pues ellos estarán continuando con sus labores. Esa es su lógica y en ese sentido los que tienen que proteger y garantizar que se proteja tanto los derechos humanos como el medio ambiente y demás, son los Estados”.

“No olvidar que son un puñado de empresas, tal vez 20 empresas petroleras que son responsables de alrededor de un 70% de las emisiones industriales históricas, dentro de ellas Pemex”, señala Ramírez.

En tanto este gobierno se lanza en una cruzada contra las empresas privadas del sector renovable “creo que aquí justamente el tema tiene que ser un tema que se haga general, las mismas empresas (perseguidas) pero en su faceta fósil siguen operando y siguen construyendo gasoductos y siguen construyendo proyectos integrales como el proyecto integral Nuevo Morelos donde están metidas muchísimas empresas españolas”.

Para Greenpeace es preocupante que tanto CFE como Pemex, ambas del sector energético que es el sector que más emite, sean empresas del Estado, la responsabilidad aumenta aún más porque las dueñas son las autoridades.  

“Es importante que en el marco de esta COP hagamos un llamado a las autoridades, a que estas empresas del estado entren en esta línea de reducción de emisiones”, pide Ramírez.

Desde su trinchera dentro de Greenpeace México, Pablo Ramírez, asegura que la organización seguirá trabajando en nuestro país. “Por ahora estaremos ahí, muy atentos con el tema de la política energética y seguir teniendo incidencia en la agenda pública, en la política pública, para garantizar un futuro verde, justo y sustentable para todas y todos, así como lo hemos venido haciendo desde hace más de 30 años en México”. 

RECOMENDACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *